NAMASTE, SOMOS UNO Y LA MATRIXTENDENCIA ESPIRITUAL

La Espiritualidad mal aplicada en una Macro-Industria que crece sin discernimiento.

¿Cuál es el verdadero concepto de la Espiritualidad? ¿Entendemos realmente el fondo y el proceso que se vive a través del infinito viaje del SER? ¿Estamos dispuestos a sobrepasar las distintas pruebas? ¿Nos hemos preguntado si estamos preparados para asumir que tenemos que dejar de seguir entregando nuestro poder a otros?

¡Bienvenidos a la Matrixtendencia de “la Nueva Era“!

¿Qué tal estáis todos y todas?

Es un placer poder conectarme de nuevo con todos vosotros (finalmente) después de un período de muchas sesiones, reorganización y mejoras tanto en la plataforma, como con las demás sorpresas que poco a poco os iré comentando.

Había adelantado un par de artículos que me parecían interesantes para activarme de nuevo después de un par de meses sin poder escribir:

  • ¿Existe el Libre Albedrío o todo está previamente escrito?
  • PRE-Llamas y demás Espejos Divinos

Pero hace pocos días ocurrió algo que me llamó poderosamente la atención debido al increíble mensaje de fondo que nos ha dejado este hecho a los implicados directos o indirectos, y que plasmó ante mis ojos muy claramente, la forma en la que verdaderamente muchos viven la Espiritualidad, la cantidad de conceptos, paradigmas y limitaciones que aún seguimos teniendo y que nada tienen que ver con el crecimiento humano, pero que siguen siendo parte de nuestra plantilla emocional de una forma muy marcada, por lo tanto de nuestra conducta y repercusión en los hechos que vamos creando.

A través de un colega recibí en Noviembre del 2016, la información a cerca de un evento que se celebraría en el Madrid Arena, cuidad de Madrid, en el mes de Mayo los días 12, 13 y 14 del 2017, Llamado Being One Forum (Siendo Uno) y que reuniría a los más grandes Best Sellers y exponentes de la espiritualidad mundial, con nombres de la talla de: Neale Donald Walsh, Robin Sharma, Gregg Braden, Joe Vitale, Mooji, Anita Moorjani, Jeff Foster, Miguel Ruiz, Miguel Ruiz Jr, José Ruiz, Emmanuel Dagher, Sonia Fernandez-Vidal, Sergi Torres, Alicia Sanchez, Alex Rovira, Mabel Katz y posteriormente se sumarían: Susanne Powel y Enric Corbera.

Lo primero que he dicho es: ¡Wooooooooooooow! ¡Madre mía! ¡Esto tiene que ser monumental, simplemente mágico!

¿Os imagináis la energía que puede mover un evento como este?

A partir de ahí me hice fan de seguir la pista a este evento, organicé a mi grupo, ya tenía todo casi listo y a la espera de poder comprar todos las entradas para poder ir, faltaba que me organizara yo, lo cual es siempre más caótico.

Pocos meses antes del evento del siglo, me llega un enlace de una entrevista hecha por Mercedes Milá (podéis ver la entrevista abajo), donde mantiene un diálogo cercano con el organizador y creador de este evento, donde se habla del cómo se gestó esta idea y que lo trajo hasta aquí.

En esta entrevista cuenta la cantidad de hechos personales que lo llevan él a replantearse la vida, a cambiar su perspectiva de las cosas y acercarse más al mundo espiritual, donde entre tantas movidas emocionales y casi 200 libros de lectura, explica que tuvo un sueño revelador en Agosto del 2016, que fue como una especie de canalización, donde recibe el mensaje de que debía hacer este evento, a pesar de saber que reunir a todos los grandes en un mismo escenario no sería tarea fácil y que no contaba con los contactos o relaciones directas que lo llevarían a cada uno de ellos, aun así siguió y para su sorpresa, consiguió no sólo contactar directamente a cada uno de estos autores, sino que además sacó de ellos como respuesta un sí rotundo a participar.

A partir de esta entrevista, la exposición mediática fue cada vez más grande tanto en los medios tradicionales, como de forma Online, es decir, el evento era un hecho y había logrado movilizar mucha masa de gente.

El mensaje llego a cada rincón del mundo, venían no sólo muchas personas de cada lugar de España y el resto de Europa, sino que también movilizó gente de otras partes del mundo e incluso, se llegó a anunciar que existía la posibilidad de que la segunda puesta en escena de este evento, se realizaría en Milán, Italia. Estaba todo escrito, ¡Era un hecho!

Si que siempre me llamó la atención que si este chico tuvo el sueño en Agosto del 2016, como era posible que la empresa estuviera registrada en el 2015, con las fechas ya previstas para el evento en el 2017, sin embargo, tomé el sueño como una confirmación de algo a lo que esta persona le venía ya dando vueltas en la cabeza, aun así, las cuentas no me daban.

Mientras más conocido era el evento, más polémicas existían con respecto al precio de las entradas (os dejo las fotos de algunos rangos de precios), ya que parece que todo lo que implique “Espiritualidad” tiene que ser GRATIS.

 

Nos gastamos una pasta en conciertos, ropa, viajes y en tonterías, pero si toca la espiritualidad, comienza a doler el bolsillo “moral” de los prejuicios y etiquetas. Apuntároslo, porque esto lo vamos a desgranar más adelante, así que seguid leyendo atentamente.

Lo cierto es que el magno evento comenzó a dar muestras de “algo no andaba bien” según se acercaban los días de la apertura del mismo. Días antes de celebrarse, se anunciaba que por “incompatibilidad de criterios” (o alguna frase parecida) el evento dispuesto a celebrarse en el Madrid Arena, quedaba cancelado para llevarlo a cabo en la Cubierta de Leganés (que no es más que una Plaza de Toros).

Esto trajo desconfianza a pesar de que la organización aseguraba tener todo debidamente dispuesto para el cambio de escena (Buses, seguridad, sonido, traducción simultánea, streaming y demás aspectos relativos al evento), pero sin aclarar que pasaría con el Foro Satélite previsto, la cual era parte del evento y que también contaba en agenda con otras charlas y actividades, donde muchas empresas y participantes invirtieron esfuerzo y dinero, para poder darse a conocer o presentar sus respectivos trabajos, y que de momento quedaba fuera (y quedaron fuera) de la ecuación de un plumazo y sin explicaciones.

Luego de esto, se anuncia con POCA ANTELACIÓN, que no se ha podido recaudar el monto esperado para cubrir los gastos del evento, y se hace un llamado masivo a todos los asistentes a colaborar de muchas formas: con dinero, comprando entradas para regalar, buscando sponsors o avalistas, financiaciones e incluso, comprando los vídeos en streaming o compartiendo la información por las redes, para que sumando esfuerzos, se pudiera llegar a la suma que se requería.

Entonces me dije: “mala señal”.

Lo cierto y para acortar esta historia (porque esto no es el centro del artículo, sino lo que desencadena el análisis que os voy a exponer), el evento arranca con una cantidad imprevistos, retrasos, tropiezos, improvisaciones y lo peor, con nada de lo prometido, lo que desencadena la furia de proveedores, trabajadores y hasta la de alguno de los ponentes.

Al día siguiente se “cancela” el evento sin que nadie de la organización diera la cara. La cancelación no sólo era obvia ya que las puertas del recinto estuvieron cerradas hasta cerca de las 2:00 de la tarde (hora en la que salieron sus organizadores), sino también porque en horas tempranas, tanto las autoridades que se encontraban tratando de mantener la calma, como algunos de los ponentes citados ese día (y que no tenían idea de lo que pasaba), se encontraron en la calle ante un montón de gente debatiendo entre el enfado y la desilusión, donde muchos dando una gran muestra de fe, paciencia y armonía, se quedaron pacientemente junto a estos ponentes, tratando de dar explicación a lo ocurrido desde un estadio de sabiduría pero con los pies en la tierra, mientras otros se iban de regreso a sus hogares, puesto que el dinero invertido era ya mucho, como para hacer gastos extras innecesarios de hotel y comida ante un ambiente poco esclarecedor. Horas más tardes, la organización finalmente da la cara y explica “a su manera” lo ocurrido y expone que para poder seguir con el evento, requieren que todos los asistentes colaboren con la cantidad de 160 mil euros (para los dos días restantes) para poder abrir las puertas, ya que si no se recababa esa suma, era imposible continuar.

Lo demás es historia que os invito a explorar e indagar por vosotros mismos, pero que sin duda me dejó con muchas lecturas entre líneas.

El evento se llevó a cabo en condiciones bastante penosas, cargadas de una mezcla de euforia mesiánica desmedida y el amargo dolor por lo no vivido, por lo prometido que no se recibió, por la sensación de engaño y por la falta de explicaciones claras y coherentes que hasta ahora no han sido dadas.

Hablaron algunos de los ponentes, otros desertaron y otros en medio del jaleo, ni siquiera se enteraron de lo que pasó.

No hubo traducción simultánea, ni los beneficios acordes del valor de cada entrada pagada, sólo se gestó a través de esto, la separación clásica de esta 3D: los más iluminados versus los menos espirituales, los elegidos y los no elegidos, los que han creado un nuevo dios llamado Antonio Moll (creador del evento) y los que lo odian, los que han visto en este evento su salvación y despertar (porque una mano divina ha intercedido para que se llevara a cabo) y los que pagaron una pasta, regresaron a sus casas con las manos vacías, sintiéndose engañados, con rabia, pero que además son culpados por los adoradores de dioses, por ser banales, faltos de fe, poco iluminados, por el simple hecho de reclamar por lo que han pagado y que NO recibieron.

He tenido que leer con mucha tristeza (por lo que supone que nos hemos convertido como especie), una gran guerra personal entre hermanos, donde entre insultos y frases envueltas en terminologías espirituales como: Namaste, somos uno, etc. (pero llenas de veneno en plan New Age) tirar cada quien para su lado, justificar lo injustificable, sacar a la luz las caras más oscura del EGO y defender en plan “todo se vale”, cada uno su posición.

He visto a un organizador “justificar” tras palabras bonitas, pero sin mojarse, una cantidad de hechos que tanto en este plano, como en la dimensión más alta del universo, es inadmisible sin importar tras que palabra “espiritual” se quiera esconder el fondo de lo ocurrido y la verdadera lección implícita.

 

LA ESPIRITUALIDAD COMO INDUSTRIA…

Y el Borrego-Matrix Reloaded (como en la película)

Desde luego vamos de “Conscientes” por la vida cuestionando la Industria Alimentaria y Farmacéuticas (con toda la razón del mundo), y sin embargo no nos detenemos a pensar la terrible industria en la que se ha convertido la “Espiritualidad” y de la que todos somos cómplices y partícipes activos.

No nos damos cuenta que nuestra incansable hambre de FE, alimenta un crecimiento desmedido de los “Gurúes Tendencia”, sin entender el fondo de su mensaje, a donde nos lleva, que hay de real y que hay de falso en lo que profesan, si son ejemplo en ellos mismos, si no han sido embriagados por la fama, todo lo que contenga la palabra cuántico nos suena genial, somos consumidores masivos de lecturas, charlas, cursos, iniciaciones, terapias, limpiezas energéticas, conexiones, re-conexiones, reset, registros akashicos, Ayahuasca, portales que se abren, portales que se cierran, culturas chamánicas, conexión con la energía femenina y hasta nos perdemos en la búsqueda del santo grial con piedra filosofal incluida, con tal de ser (o más bien parecer) “Espirituales”.

¡Porque al final, ser espiritual mola!

Y si no estamos ahí, es como si nos quedáramos fuera del “Deber-SER”.

 

Con lo que antes de disponernos a trabajarnos en nosotros mismos (que debería ser lo primero), nos hacemos fanáticos de grupos, personas, gurúes, movimientos, etc, como si fuéramos comunas Hippies de los años 60, con la sola intención de buscar a alguien que nos sane, se encargue de reparar nuestra vida, nos devuelva la fe, nos diga si somos Semillas Estelares, nos mola la idea de ser extraterrestres, nos fascina la idea de tener todo el rato “Los síntomas”, nos encantaría saber quién es nuestra Llama Gemela y que por supuesto, que nos confirmen que somos parte de un plan divino y que estamos aquí en la tierra porque somos parte de “los elegidos”.

EGO – EGO – EGO – EGO ¡es eso es sin más!

Puro ego espiritual tanto de nosotros mismos, como de los gurúes (o seguidores) de turno que nos doran la píldora y nos regalan los oídos, ¡por algo hacemos mutuamente de espejos!

Porque esos “Gurúes”, se alimentan de nuestra Sed de creencias, se alimentan de nuestra necesidad de “despertar y que nos despierten”, de esa ilusión de “Amor fraternal de que todos somos uno” pero bajo un concepto pesetero y dependiente, en plan Yonki, pero muy sutilmente presentado.

Al final no dejamos de ser distintos a cualquier industria controlada por el sistema, no dejamos de ser tan fanáticos como los terroristas islámicos (sólo que sin los explosivos), ni diferentes a cualquier religión ortodoxa. Somos todo eso junto pero aun peor, porque jugamos y juegan con nosotros con algo que como bien dice el dicho, mueve montañas: LA FE.

LLAMANDO A LAS COSAS POR SU NOMBRE

Comencemos por asumir lo que es la “Espiritualidad” mal entendida y que tanto daño nos está haciendo:

  • Nadie nos viene a salvar, nadie es DIOS, nadie nos ayuda, ni nadie tiene la potestad para abrirnos los ojos. Todo simplemente hace las veces de Canal (terapeutas, videntes, ponentes, charlas libros, talleres, vídeos, posts), todo funciona mágicamente para que a partir de conectar con una información, comience a bajar de “nuestro propio programa interior”, aquella información que irá removiendo en nosotros la conexión necesaria, para que comience a emerger justo lo que necesitamos para nuestro propio despertar. ¡Nadie te despierta, te despiertas TÚ solito!
  • Vemos, entendemos y percibimos sólo aquello para lo que estamos preparados. Cuando está listo el alumno, aparece el maestro. Nunca es antes, ni después. Incluso los errores que escogemos, forman también parte del proceso para fortalecer nuestro discernimiento.
  • El trabajo interior no es magia. No existe un dispositivo que enciende o apaga nuestro despertar. Para que esto funcione tenemos que “querer” y querer siempre significa aceptar, soltar y fluir. No podemos ayudar a quien no quiere ser ayudado, debemos respetar su proceso.
  • El principio del crecimiento interior y más aún, cuando queremos trabajar en nuestra “Espiritualidad”, comienza con el hecho de “Hacernos Responsables” de todo cuanto vivimos, puesto que somos absolutos creadores “consciente o inconscientemente” de lo que nos pasa a nivel individual o a nivel colectivo. Esta es una de las cosas más difíciles que tenemos que integrar como seres humanos, pero a decir verdad, es sumamente liberador una vez que lo asumimos, porque sólo entendiendo esto, es que logramos cambios verdaderos en nuestra vida. Todo aquello que “creamos” una vez que hemos entendido nuestra responsabilidad implícita, nos acerca al por qué la hemos creado y es ahí, cuando estamos en la capacidad de transformarlo de una forma positiva sin tener que volver a repetir la lección, porque ya no nos hace falta. ¡Así que asumir, es prevenir!
  • Vemos las cosas como somos, no como son. Todo cuanto vemos a nuestro alrededor, estará siempre muy ligado a la forma en la que nuestro “Ego” percibe las cosas. Nuestro ego percibe a través de nuestras experiencias, paradigmas, limitaciones, cultura, etiquetas, en fin, percibimos a través de un prisma cargado de matices que muchas veces distorsionan la realidad. Mientras más controlado está el ego, más somos capaces de poseer un filtro limpio de visibilidad real, menos juicios tendremos, menos necesidad de ganar o tener la razón habrá y más fluiremos con la vida, porque siempre tendremos la percepción de que todo es perfecto como es.
  • La “Espiritualidad”, así como la felicidad, están absolutamente ligadas a la “Coherencia”. Todo comienza a funcionar en el momento que lo que decimos, lo que pensamos y lo que hacemos, está en total concordancia. Todo lo que se encuentra fuera de la coherencia, es simple ilusión. Así que no valen frases como: “Te lo digo desde el AMOR”, cuando en realidad lo que queremos decir es: ¡que te den!, entre muchos ejemplos que os podría citar.
  • Todo lo que promulgamos tiene que estar alineado a nuestro comportamiento. Si no aplicamos lo que profesamos, sino experimentamos en nuestra propia piel aquello que decimos “creer”, todo se reduce a una simple teoría, así que tenemos que aprender a ser un ejemplo en nosotros mismos. Aprendemos y fijamos conceptos desde la experiencia, con lo que sólo la práctica hace al maestro.
  • La “Espiritualidad” no está desligada del “Sentido Común”. No podemos en nombre de la espiritualidad, justificar o hacer cosas que vienen desde el EGO, que distan de la bondad, del deber ser o del sentido común, pretendiendo que podemos pasar por alto estos valores por tan sólo recitar frases amables y abogando por el amor que todo lo envuelve, en actitud ZEN pero en plan avestruz. Si te identificas con esto, devuélvete al punto de la coherencia de nuevo y razónalo hasta que salgas del letargo.
  • La “espiritualidad” simplemente ES, se siente. No podemos ir por la vida envueltos en burbujitas de Namaste, frases de hopponopono y de expresar que “somos uno” con la boca pequeña, para que luego se nos vea el plumero en el primer conflicto y permanecer inmersos en una sumisión ciega, porque al fin y al cabo somos seres de luz. El ser espiritual no necesita demostrarlo, no se envuelve en palabras bonitas o actitudes Zen un poco fingidas, el ser espiritual simplemente es y se siente, se percibe, se transmite, no hace falta ponerse un cartel en la frente, ni recitar de memoria a Joe Vitale, porque el que no lo es, tarde o temprano deja ver su verdadero rostro. Dime como actúas y te diré quién eres. Así que no te esfuerces en serlo, simplemente se tú y actúa acorde con lo que predicas.
  • Vinimos a re-conectar con nuestro poder desde una experiencia humana. Esto lo que significa es que venimos a ser el SER lo que realmente somos con todo nuestro potencial (olvidado, pero presente en nosotros) pero desde una “Realidad” HUMANA, como humanos, así de simple. ¿Qué significa esto? Que no podemos abstraernos de todo lo que compone la realidad humana: dualidad, guerras, pobreza, control, separación, dinero, comida, sexo, placer, leyes, es decir, LA VIDA con todas sus polaridades (buenas o malas) y con todas sus consecuencias. Justamente ser espiritual es poder convivir dentro de un sistema caduco sin que este mueva los cimientos de nuestro SER omnipotente y poderoso, pero seguir siendo parte de él. Es lograr equilibrar nuestra energía en un mundo que parece patas arriba, pero que es justo nuestro foco y nuestra energía, lo que hace que éste se adapte a esa nueva vibración. De nada vale creernos (o suponer que somos extraterrestres) y vivir la vida como si nos la hubieran prestado. Seas lo que seas en realidad, mientras tengas un cuerpo humano, sangrarás, necesitarás aire para vivir y tendrás que ir al baño después de la digestión, ¡como todos! Así que tu “Maestría” no la demuestras sintiéndote “aparte” del mundo porque no eres de aquí, tu maestría se activa en el momento que asumiéndote humano, tienes la capacidad de abrir tu foco a tu propia transformación, conviviendo con las leyes terrenas, haciéndote cada día más consciente, entendiendo que ser HUMANO es también parte del proceso y te lo tienes que permitir. No hay nada peor que un ignorante que cree tener la razón y un maestro que no se asume como tal.
  • La “espiritualidad” y el DINERO no van separados, ni se oponen ni física, ni energéticamente. ¡Todo lo contrario! Van unidos como pegatinas, es más, no vives una verdadera espiritualidad hasta que no logras relacionarte de una forma correcta con el dinero (con la abundancia en general). Que te suprimas de él, que lo alejes de ti o que lo consideres “sucio”, son simplemente parte de tus conceptos erróneos de la espiritualidad. Tenemos un falso concepto de que como seres de luz, el dinero nos ata a lo mundano, a lo banal y a lo material, siendo todo esto mal visto. Para muchos, los grandes maestros, las personas que se dedican a ayudar a otros y todo lo que esté relacionado a estos temas, deberían trabajar gratis, o cuanto menos, cobrando muy poco. No existe concepto más ligado a la carencia que eso. Tampoco te hace más espiritual el hecho de apartarte en una montaña, descalzo, sin lujos vistiendo una túnica blanca y reprimiéndote de bienes materiales. No se trata de no tener posesiones, sino de que las cosas que posees no te posean a ti. No se trata del dinero, sino de la energía que tú le das al dinero y de entender que nadie es quién para poner valor al trabajo de otro, o de cuánto gana o deja de ganar. En esta vida seas espiritual o no, las facturas se pagan y el vehículo que mueve todo lo material, sigue y seguirá siendo (de momento) el dinero.
  • Todo proceso espiritual, tiene una fase inicial a la que yo considero “embriagadora”, porque la sensación es exactamente igual a cuando estamos borrachos: queremos a todo el mundo, estamos super “happys”, todo nos parece bonito, nos creemos poderosos, no medimos riesgos, pero podemos llegar a ser letalmente imprudentes. Tenemos una enorme sensación de unidad, pero no sabemos discernir, y es cuando se desarrollan una de dos conductas: 1) Nos volvemos grandes consumidores de lo espiritual, seguimos viendo los dioses afuera (y no adentro), somos presa fácil de los vende humos, caemos en el fanatismo, sectas y conceptos erróneos, vemos todo tras las gafas “Happy Flower” o 2) Ya nos creemos poseedores de la verdad, omnipotentes, nos volvemos ególatras, elegidos, los demás nos parecen seres dormidos (claro ya estamos iluminados), recitamos de memoria conceptos que creemos saber, pero que no practicamos, seguimos viendo el mundo desde la separación, pero con el peligro de dar justificación o explicación a cosas, hechos o personas con conceptos prefabricados de la nueva era, con absoluto pragmatismo pero que suenan bien, son bonitos y nos hacen sentir elevados. Todo esto fluye hasta que viene la vida y nos pincha la burbujita, nos derrumba los mitos, caemos de un plumazo y nos toca volver a remontar. Ahí vienen las lecciones de humildad, de desapego, de volver a leer las lecciones que creíamos aprendidas, se nos remueve todo por dentro, nos sentimos frágiles y confundidos, pero como todo es perfecto como es, el sacudón nos ayuda a entender que la espiritualidad hay que vivirla, sentirla e integrarla, pero con los pies muy bien puesto en la tierra, por algo hemos elegido estar en este planeta.

CONCLUSIÓN SOBRE EL CONCEPTO “ESPIRITUALIDAD”

  • No es una carrera a ver quién llega antes a la meta, ni quien es mejor o más espiritual que otro. Cada quien tiene su ritmo, y ese ritmo es perfecto, hay que respetarlo.
  • Tampoco se trata de acumular libros, conocimientos, conceptos o frases bonitas que se dicen a conveniencia.
  • No se trata de parecerlo o seguir una tendencia.
  • No se trata esperar a que algo suceda, me despierten o me indiquen el camino.
  • No se trata de adorar a Dioses que creamos, le damos valor y promovemos nosotros mismos. Una cosa es agradecer a aquel que tuvo una visión y que es esa visión lo que nos hace es conectar con nuestro propio proceso interior, otra cosa muy distinta es caer en la idolatría. En el momento que comenzamos a adorar con fe ciega a otros, en ese momento estamos entregando nuestro poder.
  • Es entender que todo lo que necesitamos saber, se encuentra dentro de nosotros mismos.
  • Es entender que somos energía y seres Creadores, que somos parte de un todo que está dentro de nosotros y que nosotros estamos contenidos dentro de ese todo.
  • No contempla separación. Toda separación es energía de baja vibración, por lo tanto, lo es todo lo que lo promulgue y lo sostenga.
  • Que aun las personas más dormidas, también son seres espirituales y que cada proceso es distinto, cada despertar llega en el momento correcto y aun así, nuestra infinita sabiduría sabe perfectamente lo que necesitamos para evolucionar, con lo que siempre lo atraerá en el momento oportuno.
  • Ser Espiritual no dista de la verdad, de la humildad, de la objetividad, de la integridad, de los valores y de la bondad. Estos valores forman parte de un ser despierto. Siempre debe prevalecer el bien común antes que los personales, porque todos somos uno y lo que afecta a otros, acaba afectándonos a nosotros en consecuencia.
  • El verdadero deseo siempre viene del SER y no del EGO
  • El Ego y la espiritualidad NUNCA van de la mano.
  • Cuando el proceso de conexión se activa, es irreversible.
  • Todas las herramientas que necesitas siempre están adentro ti y que una cosa es ser activada por algo o alguien y otra cosa es la dependencia.
  • El compromiso es siempre con nosotros mismos, no con nadie.
  • Que aunque creas en lo que lees, te resuene o te active, cualquier cosa que llegue a tus manos deberías cuestionarla, indagar y aprender a leer entre líneas, porque al final siempre debes hacer lo que concluyas que es lo mejor para ti, así el resto piense diferente.
  • El cambio depende de ti, de nadie más. Nadie trae luz, las luz le enciendes tú.
  • Nunca debes entregar tu poder a otros, el poder está en ti mismo y es a ti a quien debes ser fiel.
  • La era de sectas, limpiezas grupales, líderes y gurúes ya pasó.

La tierra ya cambió de vibración y en este momento, todos estamos empujados o cuanto menos, invitados a dar el salto.

Cualquier cosa que no vaya en resonancia a esto, estará destinada al fracaso y a partir de ahora, veremos a muchos mitos caer.

Los polos energéticos en nuestro sistema están más latentes que nunca, oscuridad, luz, bueno, malo, dormidos, despiertos. Religión, política, economía y estallidos sociales estarán en primera página de nuestro acontecer cada día, con lo que nuestra labor en el proceso es fundamental.

Nuestra misión no va de cuanto puedo saber o como puedo destacar públicamente porque vengo a traer luz a la humanidad, mucho menos de asumirnos como salvadores del planeta, nuestra verdadera misión es lograr conectar con nosotros mismos, entender que es un trabajo individual, para de esta manera hacer una limpieza profunda en nuestro interior, volvernos cada día seres más conscientes, mantener nuestro EGO bajo control, hacernos uno con el universo desde el amor y trabajo personal, manteniendo nuestro foco en la realidad que vamos creando y ocuparnos, en vez de preocuparnos, porque subiendo cada uno su vibración y trabajando en nosotros mismos, es que verdaderamente contribuimos a hacer de este mundo, un mundo mejor.

Como siempre digo, una cosa es acompañar un proceso y otra muy distinta, es hacerte dependiente o elegir pensar que es otro el iluminado.

Iluminados somos todos, así que aprovecha aquello que te proporcione esa chispa, esa persona que te inspire, ese libro que te conecta, pero trabaja tú mismo de forma personal, es mantener esa luz encendida para que desde tu experiencia, puedas ayudar a otros con la luz que amanes. Lo único que tienes que hacer, es mirar hacia adentro.

¡Donde está tu atención, está tu realidad!

Os dejo estos dos artículos que escribí hace ya un tiempo, pero que vienen muy bien para completar la información de hoy:

  • El EGO y la sombra del falso yo Haz Click
  • Gurúes, Iluminados y Maestros Ascendidos Haz Click

SI TE HA GUSTADO NO OLVIDES COMPARTIRLO, DEJAR TUS COMENTARIOS, SUSCRIBIRTE A MI BLOG Y DAR ME GUSTA 😉 :* 

9907u

Sígueme por:  Facebook, Google + Instagram y Twitter  

Os dejo este vídeo que lamentablemente no pude conseguir con subtítulos en español, pero contiene todo lo que hemos desgranado hoy de una forma muy divertida 🙂

¡No olvidéis que os quiero hasta el infinito!

Copyright © 2014 Alexandra Díaz M./www.conectandocontuser.com

No le autorizamos cualquier otro derecho sobre este sitio o sobre el material publicado en el. Esto significa que todos los derechos quedan reservados.

En caso de duda Ud, como visitante de nuestro sitio entiende y acepta que: no puede adaptar, editar, cambiar y transformar el contenido publicado y que si va a publicar, re-publicar, distribuir, re-distribuir, realizar cualquier tipo de emisión o re-emisión por medio ondas o cualquier otra tecnología de transmisión, mostrar en lugares públicos o privados mediante el uso de elementos de visión o escucha comunitarios este sitio web o el material publicado en el (con independencia de tipo de archivo o elemento) tendrá que mantener siempre la fuente de origen tal y como ha sido publicado, reseñando claramente a su autor.

Queda entendido que nunca podrá hacer uso personal o comercial del mismo para fines publicitario ajenos a su propietario, en ningún idioma y bajo ningún concepto sin nuestro permiso previo por escrito

 

Comments on NAMASTE, SOMOS UNO Y LA MATRIXTENDENCIA ESPIRITUAL

Leave a Reply

¿CONECTAMOS?